Just Personal

¡Lo que me dejó el 2018!

El 2018 fue un año de muchos retos para mí, recuerdo que en mi agenda escribí en la primera hoja del año: Organización y Planificación. Mi deseo era tener una vida más controlada, en medio del caos de ser mamá y tratar de llevar La Factoría a otro nivel. Fue un año en el que le dediqué mucho tiempo a mi negocio. A principios de año Margie y yo tuvimos una sesión, con una amiga consultora, de planificación  y definición de lo que queríamos que fuera La Factoría en este año.

Nuestro objetivo #1 era sacar la página web y luego sacar el negocio de una habitación de mi casa a tener nuestro propio taller. Eran sueños grandes e importantes para nosotras, hicimos lo que pudimos con lo que teníamos y gracias al apoyo de nuestra familia conseguimos lograrlo.

 

Pero en ese proceso de llevar La Factoría de un emprendimiento a una empresa formal, lo cual es mucho más trabajo y complicado de lo que nos imaginamos, siento que perdí algo muy importante; el tiempo en familia. Pasar tiempo jugando con mis hijos sin estar pensando en las cosas que tengo pendientes se volvió algo imposible para mí.

Sentía una ansiedad impresionante todos los días, pensando que no había hecho nada para avanzar en mis propósitos, descuide mi espacio, mi hogar, me descuidé a mí y al final sentí que perdí el rumbo de la madre / esposa que quiero ser para ellos. Viendo hacia atrás, es increíble cómo nos auto saboteamos, todo el año estuve pensando dentro de mi como no estaba haciendo las cosas bien o como no estaba progresando; y escribiendo estas líneas en mi preciado taller veo lo que he logrado y lo valoro mucho más que antes.

 

 

Aunque el 2018 me dejó muchas cosas buenas en el ámbito laboral, lo más importante que me dejó fue la noción de la importancia de que tengo que reorganizar mi tiempo, eficientizar los procesos en el trabajo para dedicarle más tiempo a los niños y a mi hogar. Disfrutar de las pequeñas cosas con ellos. Los hijos crecen rapidísimo, el tiempo pasa y si no te paras a disfrutar del momento vas a perder lo mejor que te puede dar la vida y el único legado que dejas en esta tierra.

Al final de año decidimos tomar unas vacaciones que fueron muy soñadas y deseadas por mí. Tenía años sin tomar vacaciones o hacer un viaje en familia fuera del país. Fueron las primeras vacaciones con los niños, y con la familia extendida, fueron las abuelas, prima y tíos.

 

Decidimos hacer unas vacaciones a Disney para fin de año. Tengo que confesar que pensamos más de una vez cancelarlas ya que luego se hacer unas investigaciones nos dimos cuenta que es el peor tiempo para ir por primera vez y más con niños pequeños. Va tanta gente a los parques que los cierran por que llegan a su capacidad. Ya se imaginan mi temor de estar en una multitud así y que se perdiera uno de mis hijos o pasáramos un mal momento por causa de la cantidad de gente.

Sinceramente me fui con la mentalidad de cualquier posibilidad de que algo saliera mal. Fue toda una aventura irnos, la logística de andar con dos pequeños menores de 3 años fue todo un reto, pero les digo que valió la pena. ¿Te gustaría que les haga un post del viaje, como lo organizamos, como logramos hacer todo lo que teníamos planeado y no morimos en el intento?

 

 

Estas vacaciones me dieron lo más importante, tiempo 24/7 con mis niños; sin trabajo, ni interrupciones y me lo disfruté al máximo.

Nunca había visto a mis hijos disfrutar tanto de algo, ser tan felices y ver en sus ojos como se producía un poco de la magia cuando veían a sus apreciados muñecos volverse una realidad. Una magia que me transmitieron, me sentía como una niña, había ido a Disney en mi adolescencia; pero en este viaje sentí como si fuera la primera vez.

 

 

Sin duda,  lo mejor de lo mejor de este viaje fue poder compartir tantos momentos en familia. Ver a mis hijos amanecer con sus abuelas, poder tomarme el cafecito mañanero con mi mami, decirle buenas noches y darle un abrazo al despertar.

Cero conexión con el mundo exterior, con celulares o tabletas. Solo pasar tiempo en familia, disfrutar de las pequeñas cosas; ahí radica la magia de todo esto y es lo mejor que me pudo haber pasado para terminar un año tan agotador. Llegue renovada, con muchos deseos de empezar un año lleno de abundancia en Salud, en espiritualidad en tiempo en familia y en mi querida Factoría.

 

 

Este nuevo 2019 vengo mucho más clara en lo que quiero y en lo que deseo para mi familia. Estoy dispuesta a trabajar y mejorarme cada día para lograr mi vida soñada. ¿Quieres enterarte del proceso de cómo lo voy logrando? Te leo en los comentarios.

Feliz y bendecido año 2019 para tod@s!

XO,

Julie.-

5 thoughts on “¡Lo que me dejó el 2018!

  1. Joanne Lugo dice:

    Julie, ademas de ser una excelente profesional, organizada, emprendedora, con una gran sabiduria para los negocios, inteligente y trabajadora posees lo mas preciado que una persona puede tener y es el amor profundo por su familia. Te auguro muchos exitos en tu ambito laboral pero sobretodo en tu ambito familiar. Eres un ejemplo se mujer, ojala y que la nueva generacion siga tus pasos!!!

  2. Nelsa Acosta dice:

    Excelente mensaje Julie. Felicidades por todo lo que has logrado en tu vida. Dios te bendiga a tí y tu bella familia.

    Me encanta todo lo que haces en la Factoria. Que sigan los éxitos!

    1. Gracias por tus palabras querida. Muchas bendiciones para ti!

  3. Adeida Rguez brea dice:

    Que hermoso leer tus vivencias, si me gustaría saber todos los detalles del viaje y continuar leyendo todo tus blog

    1. Gracias hermosa Ade, por leernos y por estar!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *